ULTIMA ACTUALIZACIÓN DE ESTA PÁGINA: 22 DE ENERO DE 2016

Calidad de las grabaciones que publicamos en esta página:

El objetivo de esta nota es hacer comprender al visitante que nivel de calidad tienen las grabaciones ofrecidas aquí.

Todas las grabaciones originales del maestro se hicieron en magnetófonos de cinta corrientes (dynamic cassette: las clásicas cassettes, un sistema de registro de sonido analógico entre 20Hz y 17000Hz con alto nivel de ruido, que además se empeora porque los micrófonos usados eran también de baja calidad, esto lo sabemos porque no ha quedado nada registrado por encima de los 8000Hz, además las grabaciones contienen abundante ruido ambiente) por lo que a pesar de que luego muchas de ellas se procesaron en un estudio de sonido para eliminar el ruido de fondo y se grabaron en CD Audio, la fuente original no tiene esa calidad.

Cuando hablamos de calidad de sonido estamos hablando de cómo de bien puede quedar registrado y posteriormente reproducido ese sonido, el Compact Disc Audio tiene una calidad de sonido máxima unas 13 veces menor que la del sonido real, cantidad más que aceptable si tenemos en cuenta que, por ejemplo, el sonido de una llamada telefónica es 100 veces peor que el sonido original y un sonido que escuchamos por la radio (FM), es unas 24 veces peor que el original. El sonido digital CD Audio (16 bits a 44,1kHz, estéreo) es el estándar de la Alta Fidelidad (Hi-Fi), pero eso no quiere decir que cualquier grabación se escuche con esa calidad por el hecho de almacenarse en CD Audio: evidentemente pueden grabarse en CD todo tipo de sonidos siendo la máxima calidad que es posible registrar en él la calidad Hi-Fi. La calidad de las grabaciones originales del maestro está entre 50 y 80 veces peor que el sonido real, y eso no tiene arreglo posible hoy en día, tal vez en el futuro exista forma de reconstruir una onda a partir de lo que ha quedado de ella, pero hoy no es posible.

Como conclusión de todo esto tenemos que realmente, aunque se use un soporte CD Audio para almacenar estas grabaciones, la máxima calidad de sonido que vamos a conseguir es la de la fuente original, y puesto que esta fuente era un cassette, los CD´s del maestro se escuchan mejor simplemente porque se ha eliminado de ellos casi por completo el ruido de fondo y porque al reproducirse no se añade ruido como en el caso de los cassettes. Además no se desgastan con el uso.

Lo ideal entonces, sería tener estos CD´s limpiados en estudio, y no comprimir la señal digital para no ocasionar pérdida alguna, pero eso no es posible porque la calidad CD ocupa mucho espacio: El formato de audio usado en los discos compactos (CD) usa 44.1 Khz y 16 bit, es decir, que graba cada segundo 44.100 muestras de 2 bytes. Si multiplicamos 2 bytes por 44.100 obtenemos que se necesitan 88.200 bytes por segundo en cada canal, como el sonido estéreo tiene dos canales, necesitamos 176.400 bytes por segundo en una grabación estereofónica. Multiplicando por 60, veremos que un solo minuto de grabación en calidad CD ocupa la friolera de 10.584.000 bytes, es decir: 10.09 Mega Bytes por minuto. Esa cantidad tan grande de muestras se debe a esa "frecuencia de muestreo" de 44100 Hz, y esta es imprescindible para permitir al menos dos muestras de la frecuencia más alta registrada por el oído humano (20000Hz en teoría, aunque en realidad es raro encontrar a una persona que escuche algo por encima de los 17000) porque 2 muestras es lo mínimo necesario para que luego se pueda recuperar esa frecuencia en el sonido reproducido a partir de la señal digital.

Sin embargo en las grabaciones del maestro no hay nada por encima de los 8000 Hz. Por eso es factible conservar toda la calidad (toda la mala calidad en este caso) de tales grabaciones en un formato comprimido con perdida como el MP3 (la pérdida siempre es en las altas frecuencias).

El MP3 (archivos con extensión: .mp3) es una forma de compresión de audio digital que se basa en estudios de cómo escuchamos los sonidos, teniendo esto en cuenta codifica sólo las señales de frecuencia y volumen que después el oído humano escuchará, desechando casi por completo las que no se escucharán, su origen se remonta veinte años atrás, cuando los ingenieros de la Universidad de Erlangen-Nuremberg (Alemania) trabajaban en un algoritmo capaz de transmitir música a través de la línea telefónica. Sus estudios fueron retomados en 1987 por el Instituto Fraunhofer para circuitos integrados (IIS). Los ingenieros de éste comenzaron a trabajar en la compresión de audio en el marco del proyecto EU 147 de EUREKA junto con la Universidad Erlangen (Alemania) y el profesor Dieter Seitzer, finalmente entre todos lograron un algoritmo que fue estandarizado bajo el nombre ISO-MPEG Audio 1 Layer 3, (MPEG 1 capa 3) nombre definitivo que obtuvo en Mayo de 1988 (las siglas MPEG significan: Motion Picture Expert Group, es español: Grupo de Expertos en Imagen en Movimiento). En el 2001 el instituto Fraunhofer conjuntamente con la compañía Thomson Multimedia desarrolló una evolución del formato MP3 llamada MP3PRO, que mejoraba la compresión máxima mp3 (12 a 1) teóricamente al doble: 24 a 1. Este es el codificador que hemos usado y el que más se está imponiendo actualmente (existen varias versiones como GOGO y LAME, pero preferimos la original de Fraunhofer). Existen también compresiones sin pérdida como el reciente formato APE de Monkey Audio, pero realmente no ganamos nada con utilizar algo tan rebuscado provocando el consiguiente esfuerzo de tener que conocer una nueva tecnología informática (nada grato para quienes apenas se manejan con estás diabólicas máquinas) estando tan popularizado el uso de los MP3: nos habría salido "más caro el collar que el perro". MP3PRO nos sirve perfectamente para hacer posible este intento de poner las conferencias del maestro al alcance de todos y como tratamos de explicar no vamos a tener pérdidas de calidad por su uso.

A la hora de comprimir en MP3 nos encontramos con que aunque la pérdida en frecuencia no nos preocupe para este caso concreto (porque afecta a las frecuencias altas, y en las grabaciones del maestro no hay señal en esas frecuencias que pueda resentirse de la compresión) en la práctica nunca es deseable hacer esta clase de planteamiento porque ¿qué pasa si a pesar de los pesares alguna de las grabaciones tuviese una fidelidad extraordinaria? Lo deseable es siempre que podamos almacenar toda esa calidad, además esto de la compresión es algo complejo y a medida que aplicamos compresión más alta intervienen nuevos factores que de una manera u otra empeoran la calidad de sonido final, así que nos hemos "curado en salud" eligiendo la máxima comprensión MP3 posible sin que notemos merma alguna en una señal Hi-Fi, ese nivel es 128 Kbits/s, (64 Kbits/s por canal: 128 Kbits/s en estéreo, comprime 11 partes a 1). Esta calidad equivale en teoría a 64 Kbits/s (22,1 partes a 1) en el formato MP3PRO, que consigue la misma calidad con la mitad de frecuencia de muestreo. En la práctica hemos podido verificar que la equivalencia real se consigue con un nivel de compresión menor: 80 Kbits/s (17,6 partes a 1), siendo imposible entonces distinguir las grabaciones original y comprimida.

Anteriormente usábamos una compresión fuerte (mp3PRO a 56 Kbits/s: 25,2 partes a 1) que sí empeoraba la calidad de sonido. Hicimos eso para tener un tamaño lo menor posible dentro de lo aceptable y poder publicar todas las grabaciones, pero esto no es satisfactorio: muchas de aquellas grabaciones se escuchaban muy mal, otras veces teníamos varias versiones de la misma grabación -puesto que proceden de diversas fuentes- de desigual calidad, con la consiguiente redundancia de datos, y tampoco teníamos tituladas las grabaciones con los títulos con que se conocen las trascripciones. Ahora hemos querido darle una octava superior al esfuerzo de poner gratis al alcance de todos estas grabaciones adoptando las medidas siguientes:

Hemos conseguido limpiar en buena medida el abundante ruido de muchas de las grabaciones usando un editor de ondas con capacidades de restauración de audio y montaje (Cool Edit Pro 2.0) que no es precisamente lo último en restauración de audio pero es lo mejor que tenemos a mano. Lamentablemente no somos todo lo expertos que quisiéramos usando ese editor, pero los resultados son notables.

Fraternalmente: El equipo de gnosis2002.com

Página de descarga de las conferencias Página principal